diciembre 7, 2021

Vanguardia México

Medio informativo de México

Pese a pandemia, baja informalidad en México

Mientras se preparan las bases de la reforma fiscal que se presentará en septiembre próximo, en el país se incrementó en 2.3 millones el número de contribuyentes del padrón del Servicio de Administración Tributaria (SAT) durante el último año, en tanto que los trabajadores informales disminuyeron en 1.8 millones.

Mientras se preparan las bases de la reforma fiscal que se presentará en septiembre próximo, en el país se incrementó en 2.3 millones el número de contribuyentes del padrón del Servicio de Administración Tributaria (SAT) durante el último año, en tanto que los trabajadores informales disminuyeron en 1.8 millones.

De acuerdo con información del SAT, los pagadores de impuestos pasaron de 77.4 millones en 2019 a 79.7 millones en 2020.

Por otra parte, del total de la población ocupada a nivel nacional, 55.07% se encuentra dentro de la informalidad; es decir, hay 29.1 millones que no pagan impuestos: 1.8 millones corresponden a Jalisco.

Esta baja no significa que hayan migrado al sector formal, pues entran en juego otros factores. La pandemia pegó también en este grupo. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de un millón de negocios que cerraron el año pasado por la contingencia sanitaria, más de la mitad correspondía a establecimientos informales.

El Inegi indica que los negocios informales emplean a un máximo de cinco personas, no disponen de un sistema contable y no realizan contribuciones a la seguridad social, entre otros aspectos.

Marco Aurelio Núñez, académico del ITESO, acentúa que uno de los ejes de la próxima reforma fiscal que busca aumentar la recaudación en 200 mil millones de pesos el próximo año “es combatir la informalidad”.

Con la iniciativa, el SAT también simplificará los trámites administrativos y tecnológicos y se ajustarán criterios jurídicos para evitar interpretaciones.

Núñez destaca que se puso en la mira a los grandes contribuyentes, debido a que se ha detectado la evasión de pagos por hasta 700 mil millones de pesos. “Un contribuyente grande es aquel que obtuvo en el ejercicio fiscal inmediato anterior ingresos de más de mil 250 millones de pesos”.

Añade que los ajustes en el marco legal para evitar lagunas impedirán a las personas físicas y morales hacer planeaciones o estrategias fiscales agresivas, lo que actualmente provoca la pérdida de miles de millones de pesos que terminan en defraudaciones.